SI NO HUBIERA CONOCIDO EL ESFÉRICO

 

Un gran saludo a todos los lectores de delapatada.com, quiero iniciar agradeciendo especialmente a mi amigo, Pedro Antonio Flores, por la invitación a participar en este bonito proyecto informativo, en el cual puedo plasmar mis pensamientos y sentir en palabras, y que además, me permite seguir en contacto con el deporte que definitivamente más me apasiona; de la misma manera, agradecer también a todas las personas que gustan de esta maravillosa disciplina deportiva y que nos permiten el poder expresarnos de una manera respetuosa, de los diferentes temas o anécdotas que gustosamente compartimos con todos ustedes.

 

En esta ocasión quiero compartirles un fragmento del inicio de mi vida deportiva a corta edad, que seguramente nadie o muy pocos conocen, y que formó parte importante en mi desarrollo como persona y como deportista. Creo que como ésta, habrá muchas historias de deportistas en las cuales el destino se encargó de ponernos en el imaginable y extraordinario mundo del rectángulo verde: "el fútbol". Pero, ¿qué nos hubiera gustado ser o a qué nos hubiéramos dedicado si no hubiéramos conocido el esférico?

 

Fui un afortunado al nacer en Mérida, Yucatán, México, ubicado al sur de nuestro país, tierra mágica e inigualable en cuanto a la calidez de sus habitantes y que, deportivamente hablando, es reconocida por haber tenido grandes exponentes y campeones mundiales en boxeo, además de contar con grandes beisbolistas que nos representan en la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), y que nos han representado en Ligas Mayores (MLB); contando también con equipo de béisbol profesional en la máxima categoría (LMB).

 

Mi historia deportiva comenzó como generalmente comienza la de todo niño, jugando en la calle, en los parques; ahí es donde verdaderamente empiezas a formar tu carácter, a conocer tus destrezas y a sentir el gusto por algún deporte en especial. En mi caso fueron el futbol y el béisbol, los deportes que más me llamaron la atención a edad temprana y que practicaba en esos espacios, muchas veces inadecuados o en malas condiciones. Y precisamente este último, el beisbol, fue el deporte que empecé a practicar ya más en forma y como integrante de un equipo. El mismo estaba compuesto, desde luego, en su totalidad por miembros de la colonia, llevaba por nombre “Servicio Sanguinetti”, nombre de un taller mecánico el cual fungía como nuestro único y gran patrocinador. Nuestros entrenamientos eran 3 días por semana en el campo de béisbol de la colonia, el horario de 15:00 a 17:30 horas. Todavía recuerdo esas minutos previos al entrenamiento, era tanta la emoción que me embargaba, que llegaba de la escuela y me enfundaba en mi pantalón y mi camisola de entrenamiento,  me colocaba todo el equipo de cátcher que tenía, aún sin ser ésa mi posición en el terreno de juego, y corría de un lado a otro en la sala de mi casa, barriéndome en lo que según yo eran las bases correctamente estipuladas e imaginando jugadas tanto a la defensiva como a la ofensiva.

 

Mi posición en el campo era en el short stop ó en el montículo de picheo, aunque cuando la ocasión lo ameritaba, cumplía funciones mismas de un cátcher, y debo admitir que esta última encomienda no me gustaba mucho, de hecho me daba miedo jugar la posición y recibir un pelotazo ocasionado por el abanicar del bateador en turno o peor aún, recibir un batazo en la cabeza cual si fuera una curva o una recta lanzada por el pitcher; mi posición favorita en el terreno de juego era en las paradas cortas, lanzándome por la pelota y ensuciando mi uniforme. Eso  lo disfrutaba yo, ¡ah pero como lo sufría mi madre!, quien era la que después tenía que esforzarse por dejar lo mas blanca posible mi ropa deportiva.

 

En el béisbol, aunque me gustaba más que cualquier otro deporte, debo reconocer que nunca fui un dotado de virtudes, aunque no niego el haber recibido por parte de mis entrenadores y gente encargada de dirigir los torneos en los que participé, el reconocimiento como premio al esfuerzo.

 

Y ni mi madre, la muy entusiasta y fiel seguidora del deporte denominado como el “rey”, se habría imaginado que el béisbol seria simplemente quien puliera algunas habilidades escondidas en mi y que, con el paso del tiempo y de los entrenamientos, me enseñara lo que es la disciplina, el trabajo en equipo, el sentimiento de competencia, la integración y relación social con las demás personas y muchas otras cosas más que el buen hábito de hacer deporte nos enseña, y que me servirían como base para sobresalir en el deporte que con el pasar de los años se convertiría en mi pasión y mi manera de vivir: el futbol. Porque definitivamente, si no hubiera sido futbolista y no hubiera tenido la oportunidad de estar en un campo de futbol correteando y divirtiéndome con el esférico, me hubiera gustado ser beisbolista profesional.

 

Bueno amigos me despido, esperando puedan conocer un poco más de mi y de mi vida, antes de haber tenido la oportunidad y el privilegio de ser futbolista profesional; agradeciéndoles de antemano el tiempo para dedicarle unos minutos a este escrito, seguimos pendientes. Saludos.

 

Su amigo

Gerardo "Tato" Torres.

Comentarios

  • Voto positivo0
  • Voto negativo0
enviado por: Carlos 12 Abr 2012

El "Tato" Torres... Como olvidarte mi Tato en aquel Atlas que nos deleito jugando buen y atractivo futbol, equipazo ese Atlas, lastima que no se coronó con el titulo, pero bueno ahora estas en este nuevo reto y te deseo lo mejor y mucho exito en esta nueva etapa. Me gustaria que nos escribieras de como se dio tu llegada al Atlas, soy de Gdl y me gustaba mucho ese Atlas aunque le voy al America, asi que Muchas Felicidades Tato...Suerte...

Responder
  • Voto positivo0
  • Voto negativo0
enviado por: Tato Torres 12 Abr 2012

Gracias Carlos, en verdad fue una lastima no haber podido regalarles el campeonato a tan fieles aficionados, bueno pero esos fueron otros tiempos, esperemos que el Atlas logre el objetivo de la salvación y posteriormente encuentre el camino que lo lleve al campeonato, saludos y gracias nuevamente.

  • Voto positivo0
  • Voto negativo0
enviado por: Raul Armando Osuna Enriquez. 11 Abr 2012

Muchas felicidades Tato,me da mucho gusto que sigan trascendiendo ahora en una nueva faceta como columnista..... Enhorabuena, exito.....

Responder
  • Voto positivo0
  • Voto negativo0
enviado por: Tato Torres 11 Abr 2012

Muchas gracias por el comentario, la vida esta llena de retos y pues viene uno mas que esperemos cumplir de la mejor manera y con el gusto de siempre, gracias por el apoyo que siempre nos han brindado, saludos.

  • Voto positivo0
  • Voto negativo0
enviado por: Jose L Quintal 10 Abr 2012

Felicidades Tato. No sabía que habías iniciado como beisbolista. Si hubieras seguido en el beis quizá hubieras jugado con los Leones de Yucatán.

Responder
  • Voto positivo0
  • Voto negativo0
enviado por: Tato Torres 11 Abr 2012

jajajajaja, estoy a tiempo todavía de jugar con ellos jajaja, muchas gracias Pepe por el apoyo, saludos.

  • Voto positivo0
  • Voto negativo0
enviado por: Ramon Morales 10 Abr 2012

Muy buena culumna tato y bienvenido a delapatada.com felicidades

Responder
  • Voto positivo0
  • Voto negativo0
enviado por: Tato Torres 10 Abr 2012

Muchas gracias por el comentario y por la bienvenida, es un gusto poder estar en contacto, saludos

  • Voto positivo0
  • Voto negativo0
enviado por: TonyMel 10 Abr 2012

Ajalas mi Tato ya decía yo que de los pocos jugadores que veía con libros en la mano, pocos en el atlas de aquellos años, y bueno ya veo que leer y plasmar se le da, enhorabuena

Responder
  • Voto positivo0
  • Voto negativo0
enviado por: Tato Torres 10 Abr 2012

jajjaja muchas gracias, saludos

GOL